Encabezado-web-5.png

Nos despedimos del 2020

La palabra más repetida en todo el texto de la memoria del CJA 2020 es probablemente «COVID» y es evidente que se enmarca en un contexto muy diferente al que inicialmente se planteaba en el proyecto, por lo que son abundantes los cambios, cancelaciones y estrategias para que el proyecto se adecuara a esta situación tan complicada.

Pese a ello, el resultado de muchas de las acciones y adaptaciones nos han abierto algunas puertas y nuestro eslógan #liderandoelpresente ha terminado siendo un acierto, pues nos hemos visto viviendo el día a día más que nunca, con cambios frecuentes, con futuros inciertos y sobre todo con una realidad más vulnerable que nos pide a gritos que lideremos cambios en lo que veníamos haciendo hasta ahora si queremos salir adelante, lo cual nos ha llevado a mejorar muchos aspectos tanto a nivel estructural interno como organizativo.

En enero iniciamos varias Comisiones de trabajo para desarrollar las acciones planteadas en el proyecto y comenzaron las reuniones para poner sobre la mesa qué se quería trabajar en ellas, algunas incluso se abrían a jóvenes no asociadas, como por ejemplo: ECOnsejo, E-sports y Igualdad+Diversidad.

Las asociaciones comenzaban sus proyectos anuales y actividades con nuevas ilusiones y desarrollando espacios para la participación juvenil con intereses diversos. Por ejemplo, el Festival tour, una actividad de ocio y tiempo libre para jóvenes menores de edad propuesta desde Cultura y liderada por la asociaciones del área de educación no formal, quienes además empezaron el año haciendo un taller de cuentacuentos.

Organizamos un Stand up comedy junto al Servicio de ocio juvenil IMAGINA tu noche en el que actuaron Eva Soriano e Iggy Rubín, una estupenda colaboración que apuntaba a que no iba a ser la última.

Comenzamos nuevas colaboraciones con el Servicio de Juventud como, por ejemplo, la Agenda de ocio con la Oficina de Información Juvenil (OIJ) para coordinarnos y gestionar un espacio para la promoción de planes de ocio en el municipio a través de las redes sociales.

La recién estrenada Comisión de igualdad preparó una actividad para el 8M que consistió en un taller de reflexión y realización de pancartas desde el lenguaje inclusivo, además de un taller de Dancehall, finalmente fuimos juntas a la manifestación junto con el bloque del CJCM. La Comisión de E-sports realizó un formulario para que las jóvenes mostrasen sus intereses en este ámbito y ECOnsejo iniciaba su actividad en una red social @_econsejo_.

Todo iba viento en popa, ya habíamos incluso empezado a trabajar en la Caseta de San Isidro y avanzado con los cambios en la organización cuando de repente nos tenemos que quedar unos días en casa porque lo del virus va en serio….

El 11 de marzo las instalaciones municipales cerraron y se suspendieron absolutamente todas las actividades, así que todos los proyectos, incluido este y la vida en general se paralizaron. Después del shock, empezamos a tener conciencia y a asimilar todo lo que había cambiado, las nuevas precauciones y como la situación juvenil se estaba tambaleando.

Aprendiendo a vivir en esa nueva situación y #liderandoelpresente, pero desde casa, a finales de marzo recogimos a través de un formulario cómo se encontraban las jóvenes de Alcobendas, cómo lo estaban llevando en sus convivencias, empleos, estudios, ocio y sobre todo a nivel emocional. Esta información nos permitió conocer algunas de las demandas y situaciones que estaban viviendo y que necesitaban ser cubiertas. Por ello, enviamos al Servicio de Juventud el resultado para que lo tuvieran en cuenta para orientar los diferentes servicios, como el psicológico o el de orientación jurídica. Sí que echamos en falta que el servicio de sexualidad no estuviera activo, consideramos un gran error que no haya atención a las necesidades y problemáticas que nos llevan a buscar atención médica y sexológica.

“Una ventana abierta a las jóvenes” fue una de las iniciativas de IMAGINA en la que colaboramos dentro de esta situación tan extraña, precisamente para mostrar qué soluciones estaban encontrando las jóvenes para sobrellevar esta situación a través de vídeos por las redes sociales, que eran en ese momento la forma de comunicación más usada y que, por tanto, nos ha permitido explorar más sus utilidades.

Creamos también un vídeo representativo con las respuestas del formulario en el cual participaron personas de las asociaciones miembro.

Llegó mayo y la nostalgia se hizo aún más notable, tuvimos que asumir que no, que este año no iba a haber Caseta, lo cual significó que al estado de alarma general se sumaba la alarma de nuestra economía, puesto que ya no íbamos a poder contar con los beneficios de esta actividad y además la firma del convenio de colaboración con el Ayuntamiento de Alcobendas probablemente se retrasaría. No podíamos parar la maquinaria y las asociaciones miembro se involucraron y nos prestaron de forma equitativa la cantidad suficiente de dinero para poder llegar al mes de septiembre sin reducir la actividad del CJA, para ello el personal laboral contratado cedió también reduciendo sus salarios y aplazando los pagos hasta el cobro de la subvención.

Parecía que todo iba en picado, aunque quisimos ser optimistas y empezamos a desarrollar nuestra actividad de forma online y por ello, en homenaje a las fiestas municipales de San Isidro, creamos la versión “en casa” y lo cierto es que pese a la desmotivación general y la saturación de alternativas ociosas, muchas de las iniciativas que se llevaron a cabo fueron muy bien acogidas y conseguimos además aumentar en gran medida las seguidoras en nuestras redes sociales. Muchas de las actividades que se realizaron se encuentran en nuestra cuenta de Instagram @cjalcobendas: Pregón, concursos de comida, torneos, DJ party, talleres y directos en formato Meet&Greet. Esta actividad fue todo una acierto para no olvidar que la juventud se adapta y por tanto es promotora de cambios, de nuevo #liderandoelpresente.

Desarrollamos nuevos recursos con el aumento del uso de las redes sociales y plataformas de videollamada: la Sala del fondo virtual (a través de Zoom), donde las asociaciones podían reunirse o hacerse debates abiertos a las jóvenes. También se hicieron entrevistas en directo a través de Instagram, una plataforma que usamos para poder dar más contenidos a nuestras campañas.

En junio se celebró el Orgullo de forma online y además creamos una iniciativa junto a la Red de Consejos, para que en los perfiles de cada uno se hicieran entrevistas y difundir un crucigrama con datos interesantes sobre el colectivo LGTBIQ+. También hicimos una entrevista a la Concejala de igualdad, donde hablamos de la escasa presencia de acciones relacionadas con el colectivo en Alcobendas. A raíz de esta entrevista un grupo de jóvenes nos contactaron para comunicarnos que querían montar una asociación. ¡Qué maravilla! Aunque cabe recalcar que los procesos administrativos durante este año no han sido lo rápidos que nos gustaría y el hecho de que los servicios estuvieran bajo mínimos ha influenciado mucho en la lentitud que hemos vivido en muchos aspectos, desde la firma del convenio hasta el registro de asociaciones.

Ya empezamos a poder salir a la calle y se iban dibujando las líneas de la nueva normalidad. Medidas, protocolos, cambios y vuelta a empezar. Aún así, continuamos dando pequeños impulsos para conseguir mantener la actividad del CJA e incluso desarrollar actividades.

En el mes de julio programamos cuatro fechas para desarrollar actividades al aire libre dentro de Parqueando, ocio juvenil alternativo los jueves por la noche. Juegos de mesa, taller de arte feminista y Dancehall, ultimate football y un show de improvisación, siguiendo las medidas de distanciamiento e higiene.

Antes de que llegara el periodo de vacaciones y pese a la incertidumbre para abordar el último cuatrimestre del año, continuamos buscando alternativas para el desarrollo del proyecto, teniendo muy presente que esta crisis era también una oportunidad para reflexionar y revisar el funcionamiento del Consejo a nivel estructural, con el objetivo de mejorar su organización interna, crear nuevos procedimientos y estrategias para dotar de mayor incidencia política a futuros proyectos.

Durante el mes de agosto colaboramos con el CJCM y algunas de las entidades que lo forman para el Día de la juventud, creando un vídeo reivindicativo ante la situación que viven las jóvenes y que se ha visto empeorada por la crisis actual. También empezamos una colaboración con el Ayuntamiento para organizar la campaña de sensibilización por el aumento de casos COVID en nuestra localidad, sobre todo para asegurar que esta campaña no señalaba a la juventud como principal precursora.

Llegado septiembre, iniciamos nuestra propia campaña por redes sociales “Practica el freecovid” con la intención de hacer llegar las medidas de la “nueva normalidad”, además contábamos con la actualización por parte del CJCM de las medidas y restricciones que había para las entidades, actividades y municipios de la Comunidad de Madrid, aunque en muchas ocasiones nos encontramos con incoherencias y falta de información concreta por parte de la administración que se traducía en inseguridad para dar inicio al curso y actividades de las asociaciones.

A finales de octubre nos esperaba la Semana de la juventud y de nuevo tuvimos que replantear la idea inicial: aforos reducidos, actividades online, campaña de comunicación e incidencia política fueron los ingredientes escogidos, dando lugar a una programación suculenta en colaboración con el Servicio de juventud. Pusimos especial atención en reivindicar la situación juvenil, en esta ocasión a través de la creación de un manifiesto que recogía las principales demandas en diferentes ámbitos que afectan a la juventud: medio ambiente, igualdad, emancipación, educación no formal, ocio, educación formal, participación, arte y cultura, salud y deporte. Este manifiesto se transformó en una campaña por redes sociales en formato “meme” y también en una representación teatral durante el evento que acogía los conciertos juveniles programados por Cultura en el TACA para la Semana de la juventud. Destacamos también el Encuentro de jóvenes con políticas, actividad que a demanda de las asociaciones se realizó en el Pleno municipal y contamos con las concejalas que forman parte del gobierno local con la intención de visibilizar la necesidad de aumentar la presencia de mujeres en espacios políticos.

Por otro lado, continuaba el trabajo en las comisiones, incluso se diseñaron nuevos grupos de trabajo enfocados en la transformación del proyecto para el próximo año (revisión de estatutos, presupuesto y programación del proyecto) con la clara intención de crear una estrategia que permita abordar de forma flexible y más horizontal una serie de objetivos orientados a impulsar los grupos de trabajo como herramienta principal para hacer incidencia política, haciendo especial mención a todos los recursos y relaciones que establece el Consejo.

Además, se ha creado una nueva comisión de educación formal y con ella una campaña de captación de jóvenes estudiantes y docentes, orientada también a mejorar la relación entre institutos, centros formativos y equipos de orientación educativa.

A su vez, las comisiones que estaban en activo han continuado su labor en este último trimestre desarrollando nuevas acciones en las comisiones de formación, sensibilización y cohesión dentro del área de educación no formal, la creación de una mesa de trabajo para alzar la resolución de ludopatía junto con la concejalía de juventud, deportes y barrio centro o la creación de una formación sobre medioambiente.

En noviembre, una joven de la Comisión de igualdad participó en el evento que organizó la Fundación ciudad de Alcobendas por el 25N, día internacional contra la violencia machista, exponiendo la perspectiva de las mujeres jóvenes y sus necesidades en la arquitectura de las ciudades.

Para terminar el año hicimos una colaboración dentro de la programación navideña del Ayuntamiento, que contaba con actividades organizadas por las entidades juveniles, y creamos un evento con dos monologuistas locales, promotores de la actividad de Alcobendas Comedy tour y además, desde el área de educación no formal se lanzó la propuesta de crear un buzón para recoger las cartas a los Reyes Magos de los niños y niñas de Alcobendas y darles una respuesta personalizada.

Sin duda, son muchas más las acciones que han formado parte del proyecto 2020, pero como conclusión destacamos que este año ha sido caldo de cultivo para muchos cambios en aras de mejorar la participación e impulsar políticas juveniles y también ha sido un año en el que parar y reflexionar sobre el propio funcionamiento interno, dando mayor relevancia a la capacitación de las personas que forman parte de las entidades para que tomen conciencia de qué es un Consejo de la juventud y hagan eco de la importancia que tiene.

Queda todavía un largo trecho por recorrer y la situación generada por la pandemia ha frenado muchas de las expectativas e incrementado las necesidades y problemáticas con las que ya contábamos la juventud, aunque también nos ha dado nuevas perspectivas para seguir creciendo y mejorando.

Aprovechamos para desearos un feliz 2021 y anunciaros que el proyecto para el próximo año viene cargado de novedades, objetivos y un montón de posibilidades para seguir luchando por el futuro de las personas jóvenes, eso sí, actuando desde el presente, porque si algo nos ha enseñado el 2020 es a vivir en el aquí y el ahora.

Consejo de la Juventud de Alcobendas